Poemas de Ilich Rauda (El Salvador)

Monos de peluche; parque Zoológico, San Salvador. Foto: BLit.–
Zoológico nazional

Mi tristeza tiene por distrito

el barrio San Jacinto.

Se inicia y claudica en el zoológico,

último reducto nacional de la infancia,

retrato de una patria abandonada y decadente;

tiene el recorrido triste

del jaguar con su pereza anémica,

sus manchas desdibujadas

como las fronteras perdidas;

prosigue con un tigre famélico

en su ronda finita de hambre,

como presintiendo cercada la única cebra.


Los monos, diezmados por las enfermedades,

siguen pensando si valdrá la pena evolucionar

o construir civilizaciones en el espacio remoto.


Los leones, cada día

están más cerca de convertirse en tapetes

para alguna casa en las cumbres del volcán.


El coyote ha olvidado su aullido;

ciego, ya no distingue la noche del día.


En el serpentario clausurado

alguien ha vendido especies y veneno

en carteras finas para centros comerciales.


Sólo el cocodrilo aguarda con sus ojos

y su paciencia prehistórica

una venganza mínima.


Tanta jaula vacía

recuerda los edificios olvidados del centro.

Oscuridad, suciedad y vacío.


El hipopótamo y su estatua desteñida

es el recuerdo de una triste bonanza.


La esperanza es un búfalo de agua

negro y solitario.


Nuestra alma primitiva: tres tepemechines

de los que nadie puede decir su nombre

con certeza.


Aquí la ciudad no deja de ensañarse

con el hedor de sus fábricas sin leyes.

Se extiende hasta la agonía de las aves.

De los avestruces solo restan

las cabezas enterradas.

Mientras el rey zope es ejemplo

de nuestra transnacional oligarquía,

cuyas garras en la yugular

siguen aferradas desde los países más remotos;

apenas se oculta entre operaciones de piel

y anteojos Gucci o Coco Chanel por las dudas.


Y salgamos rápido porque,

aunque la entrada es gratis,

el cobro del sufrimiento

por este oprobio animal nunca lo será.

Instrucciones para identificar 

un micropaís en el mapamundi 

Sobre la América Central

(ese puente entre México y Colombia)

rocíe spray con soltura,

apague la luz

o el sol en su defecto.

Y en su pequeña

y total geografía de llanto

será evidente y pleno

el verde del luminol.

Minirretrato de un país circular 

Alguien dijo cavemos un país

en lo más hondo

y la pala que escogimos

aún tenía el óxido de 1932.

Ilich Rauda

Nace en San Salvador en 1982.

Médico de Familia por la Universidad de El Salvador (UES).

Miembro fundador del Círculo de la Rosa Negra y del grupo literario Delira Cigarra.

Actualmente es secretario de la Asociación de Médicos Escritores «Alberto Rivas Bonilla».

Premio único de Cuento Infantil en los XXV Juegos Florales de Usulután (2017).

Ha publicado en poesía:

Maíz del corazón (Publicaciones Papalotquetzal; 2016)

Su poesía aparece en las antologías Tzuntekwani  –Cabeza de Jaguar– (2016) y Dictadura Vintage (Ed. La Chifurnia; 2021).













 

 

 

 

Be the first to comment on "Poemas de Ilich Rauda (El Salvador)"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*