‘Prudencia Ayala: la niña con pájaros en la cabeza’

Prudencia Ayala: la niña con pájaros en la cabeza. Foto: BLit.–

BARRACUDA LITERARIA

CREADO EN FORMATO INFANTIL, el libro de Elena Salamanca, escritora e investigadora, recrea la vida de Prudencia Ayala, la primera mujer que quiso postularse a la presidencia de El Salvador –nada menos que en las elecciones de 1931, cuando las mujeres aún no tenían el derecho al voto–. Como bien explica el libro, la política centroamericana en esa época «era una política de caudillos». Casi siempre eran militares. Si no obtenían el poder por las buenas, lo alcanzaban por las malas. Prudencia Ayala no tuvo éxito en su avanzada. La bloquearon, decían que estaba loca. Ni siquiera llegó a figurar en los libros de historia del siglo XX. Supimos de ella gracias a Carlos Consalvi, director del Museo de la Imagen y la Palabra (MUPI), que la rescató del olvido.

A diferencia de otras precursoras de los derechos políticos de las mujeres en Latinoamérica –Paulina Luisi, en Uruguay, Elvia Carrillo Puerto en México y Berta Lutz en Brasil, Ayala no provenía de las capas altas y con instrucción universitaria. Su madre, Manuela, era una mujer indígena que no fue a la escuela. Se ganaba la vida como lavandera y ejerciendo oficios parecidos.

Pero su niña tenía pájaros en la cabeza. A los 14 años publicó su primer artículo. Más tarde, fundó un periódico: Redención Femenina, en el que defendió sus ideas liberales.

Prudencia Ayala: la niña con pájaros en la cabeza (Colección Siemprevivas, Editorial Kalina, El Salvador) tiene el respaldo de una acuciosa investigación. Se antoja una historia didáctica para adultos, que estos pueden compartir con sus hijos, o dado el caso, con sus alumnos.

Al presentar la obra el 21 de septiembre, la autora hizo ver que, de la misma manera que su libro dedicado a  la poeta Claudia Lars  (La niña que vio una salamandra; Kalina; 2020), esta  recupera datos biográficos de Ayala bien documentados, pero al mismo tiempo se nutre de elementos míticos y ecológicos. Es una historia de muchos pájaros: «La chiltota como el pájaro de la justicia; el torogoz como el pájaro del misterio; el cenzontle como el pájaro de sus ancestros, de la Historia; y el dichoso fui, no cabía duda, como el pájaro de la felicidad».

«Porque, cada vez que decidimos hacer un cuento –explicó Salamanca al presentar el libro en el museo Marte de San Salvador recientemente, «decidimos hacer un minirrescate ambiental. Y por eso mismo, esos pájaros en la cabeza de Prudencia se convirtieron en especies nativas que Andrea pudo ilustrar muy bien».

Andrea Altamirano ha exhibido su obra en Estados Unidos, Italia, Noruega, España y El Salvador.

Otros libros de la autora son La niña que vio una salamandra (2020), La familia o el olvido (El Salvador; 2017 y 2018), Peces en la boca (El Salvador, 2011; México, 2013), Landsmóder (El Salvador, 2012) y Último viernes (El Salvador, 2008 y Suecia 2010). En colaboración con el artista «Nadie» fundó la Fiesta Ecléctica de las Artes (FEA).

 

Be the first to comment on "‘Prudencia Ayala: la niña con pájaros en la cabeza’"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*