POESÍA CENTROAMERICANA: Wingston González

El poeta en Tapachula, durante el Encuentro Transfronterizo con estudiantes normalistas del sur y el norte de México; septiembre 2019.

Livingston, Guatemala, 1986. Productor textual. Miembro del colectivo/espectáculo literario La Retaguardia, producido en Ciudad de Guatemala por Eduardo Juárez. textos publicadosLos magos del crepúsculo [y blues otra vez] (2005), CafeínaMC: segunda parte, la fiesta y sus habitantes (2010), CafeínaMC: primera parte, la anunciación de la fiesta (2011), san juan – la esperanza (2013), Miss muñecas vudu (2013), traslaciones (20015, Premio mesoamericano de poesía Luis Cardoza y Aragón), ¡Hola Gravedad! (2016; trad. al alemán de Timo Berger), No budu please (2018; trad. al inglés de Urayoán Noel). piezas interdisciplinares: Autopsia para un resplandor (teatro, con Centro Cultural La Galería, 2010), Espuma sobre las piedras (danza, con Alejandra Garavito, 2014), Nuevo manual para una educación sentimental(artes visuales, con Bernabé Arévalo, 2017), lugar de consuelola playa espera por vos y qué haré con mi lugar en el cielo (performance, con Naufus Ramírez Figuera, 2016, 2017 y 2019) y Cómo se hace un relámpago (catálogo, con Escuela Municipal de Arte, 2019).

 

Wingston con el poeta chiapaneco Balam Rodrigo.


 



RETRATO CON MADONA, SANTOS Y GRANERO


RETRATO CON MADONA, SANTOS Y GRANERO encontrás

cámara en mano, abrazás la sal del universo

la reproducís, la reescribís, deconstruís

el sonido del agua cuando un cuerpo desespera



ñandús corren por tundra asombrosa

destrucción de pechos, presencias fijas, preguntas

cosas obvias, lugar exacto, sentido, palabra limpia

en brizna de paja, exaltada, una voz pregunta

por qué un ñandú correría por tundra si apenas

sé qué es tundra, si apenas he imaginado ñandú, apenas

su imagen incompleta, su rasgo de plaga, ese

retrato que rompe este poema, la pequeña hermenéutica

de la plenitud difícil de los besos, de las fotografías

en la pared de tu cuarto, tus recuerdos

plenos de resonancias muertas, qué

qué significa ser pleno

si hay que romperlo todo, qué significa el verdor

tras puerta y nube de cigarrillos a dos centímetros del techo

dibujando un cuerpo, secando piel que suda

sombra del nosferatu, jóvenes británicos

pub fantasma del yorkshire, arrabal maldito

posibilidad monstruosa, asomada

en el frontispicio de un cine que abandonamos

a fantasmas que nunca vieron estos pueblos, dentro

del vientre de una batalla contra imagen hundida

en sofás baratos, tv technicolor, de lado a la herencia

la miseria de pariente extranjero cuya calavera asoma

por el cierre de los pantalones mientras el agua golpea

tus recuerdos, dispersos, el tiempo atípico

el leve simulacro de traducción que suena en las palabras

que escribo para ti, animal intraducible

cuando en o brother where art thou brilla arrodillado

ese mismo muchacho, dentro de la canción

de tres sepultureros negros cavando lluvia muy lejos

lejos

del lugar en que le encontrás, redundante, innecesario

bar alegre y oscura piedad, insolación adolescente irritable

le tirás

lazo, llamada telefónica, pantalla plasma

a él que no es valiente, que no es bravo, que jamás

amasa coraje para emborracharse y perder

el control que queda de la vida; maceta al océano

o hipopótamo que habla de amor cara a un ataúd

ya no sé, la vida, ya no sé dónde alzar

el niño mugriento que a las dos de la tarde

despierta un domingo y piensa

en el fondo ofendido de esta ciudad, en esta marcha

que exhibe el espectro imantado

de mi cabello agua, cabello luz, cabello placidez municipal

factura incendiaria que baila como el mar



como una tabla de felicidad en un pueblo

          que no habla bien

          de la felicidad                      



[ENTONCES MI KIMERA, FAVIOLA NEGRA]


ENTONCES MI KIMERA, FAVIOLA NEGRA, la pauta gaita

melodica cerpiente de fuego a cecas, en su cuerpo entrada

se fue al baron, no floresio, no estaba en la lus, no desia



mi kimera, Faviola, mar de cantos de paganos

india y linda;

               y hojos a porro, y oquedades a puertas

esta junto a mi, peremne, esta junto a jaulas

que aprisionan su sangre inmaculada, su bellesa descocida

de la obscuridad del onbro; fiera libertad el sacrilegio:


de alli no tornaste, mi cielo, te lo abia dicho



que comiensa el amor en el mar, jurabas

que la llubia lesbia no es mas languida

que el agua en una jaula es la lejania, que

entre tiniebla y una sonbra

a los alientos de tu noche en bela a los ba ladros

dabas de comer del arbol incensato



y «tan cibilizsados estos tipos», dijiste


«de la sienaga del mundo duros ermanos», llore

«de Asia furiosos lobos biolentos», insistias



mas contra Corinto el berbo confirma, tremulo por Cristo

que de la traision Eva sola se salba, Faviola

Eva sola se salba, mi amor

 

 

PSICOBILLY, EL DESVUELO


3 de mayo, no salí de Múnich, ni llegué

a Viena a la mañana siguiente con voz entrecortada

ni temprano, ni tarde, ni nunca

ahí donde había flores, aún hay flores, Apolo

maldición, sortilegio, ronda, muerte, espantajo

nadie ataja la ternura del alba en un avión al Bucureşti

de las cosas sin guardianes, las cosas sin fuego

de los hilos volantes, del soundtrack infinito

del mundo sin agua, desnudo, infértil



¿qué es del mundo sin agua, desnudo, infértil?



caballos abajo chillantes, trepadores, flexibles

mi imagen sangrante, jamás la batalla mía, jamás

el lipstick, la ventanilla, lo desconocido, intermitente

la fatalidad que no ovaciona, la fatalidad que no comulga

en la figura de las víctimas uno encuentra

huellas fulgurantes, oscuras, espacios ceñidos

puentes espléndidos, brazos despojados, ritmo



Europa mueve el universo interior del yermo dentro

y ahí está mi sangre, ahí flores negras muertas, ahí

yo

doppelgänger de un mundo radioactivo

 

 

YELLOWSTONE MENTAL O EL ROMANCE SUPRIMIDO EN TODA LENGUA


mi patria usual es extremo de la tierra

dormir hasta media noche

a medias entre sintaxis

de piel que pelea contra comarca

y varios agujeros cosidos

al preciso silencio

de cine a mediodía

de domingo



mi patria usual es serie de televisión

ojos de película de luis buñuel

rehecha en axilas de monstruoso fantasma rural

ojos de caída en picada salto del ángel

ojos de bocas verdes

numerología clásica pequeña

ojos de estallido dentro del

vaso mal cortado santo a machete moneda arrítmica larga reflexión

sobre la cama versículo de eclesiastés botella de sangre al mar impalpable

tratado de casimir d’arpentigny

la oscuridad repentina de la sala

la poesía callejera año nuevo

vidrio puesto de control

nada que decir

con estas palabras nada

que decir

vistazo

a las cosas que quisieran

dejarse de mirar:

difumina

en ojo concreto

una realidad dispersa

                                         

 

DÁRSENA


mira al cauce, niña; las cosas como son, mundo como viene

basura espacial ilumina el cielo, lanzás

al dique sueños advenedizos



está el mar y lo exclamás, como una bandera, el colapso

sostiene tambores ilusorios que atracan en tu nombre



está mi escote pronunciado, el residuo que todo lo resuelve



quién teme lo que yo me temo, quién más levanta

la mano de dios y despierta en un mar de leche

para quién la orfandad es un entrecielo de huesos

un entrecielo de sombras

{quién teme la música sacra del coma, la orfandad del rugido}

la flor bamboleante de mi vida enganchada

a la luz del siglo



gritar, mirar el cauce

las burbujas o los signos de puntuación en la lengua

que ampara mis desvelos

que guarda mis

pesadillas

 

 

CALLADA MI LOCURA…


callada mi locura  . nunca fui feliz nunca zambra

imantado ( el ) infinito me ciega : un ruido desde

el carro detenido en aguas aéreas es mi tumba

ni vago dios americano ni color sujeto al polvo

mala hierba fui madera fina de nube náufraga

báscula con trampa lengua extranjera asombro

fértil corazón capaz de tiempo y paria capaz de

luz y charco . piel mármol piel reversa a estrella



un verde espíritu pintalabios y dos tacones altos

alzan del piso los desperdicios de mi imagen

en tanto arriaba la incertidumbre invisibles velas

hacé maletas andate rápido dijo el mediodía

huí de hado y hojarasca ; de olvidos e historias

callado y completo mi rostro la materia la imagen

marea de cosas que fueron de formas trabajadas

desde el inmenso rugido victorioso de la muerte



ya me miro : animal chapoteando entre piedras

viví ríos negros viví matanza viví extraviarme

fui moldeada con materia de alegría chillante

de horror . algún polvo profundo alguna inma

culada entraña en el lodo y la noche abierta y un

mundo impropio fueron la media luz donde

tras una vulnerable cultura del habla

se reconocieron cara a cara los que viven

 

 

UN JUEGO DE VOS


telegrama de lo muerto, Martín Reyes, pescador, sueña

el mar, el vientre de la mujer de su vida, se pudre

imagina esa extensión inmensurable, esa

cadencia de olas, ese perfume imperfecto

palabras agitadas en la oscuridad vertiginosa

peces saltan rabiosos, alcanzan aviones de guerra

lo ves e imaginás que ahora que ahora mismo, Martín

empieza a llover y llover, imaginás, no hay lengua

no hay simulación, no hay recuerdo completo

que salve al hombre de morir, de morir mi padre

en día sin cielo, foto de revista de arte, secuencia de cine

día sincrético, ebrio de orina de barcas hundidas

astillas, saliva radiante, de productos sacrílegos, ebrio

del espíritu muerto de sus padres, jamás mis padres

jamás lengua mía ensartada al miedo




mar abdomen abierto, mirá la sangre y nadie

necesita imaginar la sangre, nadie necesita referencia

fluye blanquísima sobre la tormenta y a veces

cuando luz de Venus en The American Astronaut

ilumina mis flores, blancas, terciopelo y patio tras la casa

telegrama de lo muerto, Martín pescador sueña

que aquellas plantas crecen en un vientre

mar vientre de la mujer de su vida, y nada más




y nada más



Gracias por compartir

Be the first to comment on "POESÍA CENTROAMERICANA: Wingston González"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*